X-Files mythology, TenThirteen Interviews Database, and more

Cartilla Sección 3

Sección 3 : Un Sindicato colaborativo
1973-1998
El acuerdo de 1973 y el Control de la Pureza

Los experimentos de hibridación, que fueron basados en el tejido dañado de los cuerpos de Roswell no estaban dando los resultados que eran requeridos y los científicos dedicados, tan brillantes como eran, estaban llegando a los límites del conocimiento humano en la ingeniería genética. Los miembros del grupo de investigación, que ya habían alcanzado posiciones importantes en el gobierno, enfrentaban un callejón sin salida. CGB Spender tuvo una idea loca: llegar a un acuerdo con los Colonizadores extraterrestres. En este contexto, la colonización parecía inevitable y la resistencia inútil, tal vez la mera supervivencia, a través de la cooperación con los extraterrestres, fuera la única esperanza que tenía la raza humana.

Haciendo un trato, los conspiradores estaban abandonando toda esperanza de salvar a toda la humanidad. Ellos estaban condenando a la humanidad sólo para su bien y el de sus familias. Una elección muy difícil. Fue llevado a cabo un voto por mayoría y se decidió que los extraterrestres serían contactados. William Mulder fue el más feroz, y al parecer el único, opositor a este plan; y siguió oponiéndose activamente, mientras el procedimiento de contacto comenzó.

El contacto tuvo lugar en la Base de la Fuerza Aérea El Rico, el 13 de Octubre de 1973. Para forzar el acuerdo, los conspiradores utilizaron la amenaza de asolar la Tierra bajo el fuego nuclear si los alienígenas se rehusaban a cumplir. El trato era simple: a cambio de sus vidas, los conspiradores serían de gran ayuda para que los extraterrestres encontraran la forma para la colonización. Este sería el Proyecto.

Los conspiradores sólo serían capaces de sobrevivir como híbridos extraterrestres/humanos, por lo tanto el objetivo de los experimentos de hibridación dejaría de ser la creación de un ejército de soldados resistentes, sino para salvar sólo a los conspiradores y sus familias mediante el desarrollo de una forma de convertir un humano completamente crecido en un híbrido, a través de terapia genética. Este sería el proyecto de Control de la Pureza.

Fuentes: discurso FTF 1013, 6X11: Two Fathers, 6X12: One Son, 9X19/20: The Truth (escena cortada)

El intercambio

Para ayudarlos en la tarea de Control de la Pureza, los alienígenas entregaron un embrión alienígena a los conspiradores, tejido fresco que sería más útil que los cadáveres de la nave de Roswell. Y también les dieron el Método, los medios con los cuales se fusionan y crean genomas híbridos; este fue sólo un método, y no una forma, de crear el híbrido perfecto mediante terapia genética.

Como garantía de su fidelidad, los alienígenas demandaron que cada uno de los conspiradores entregara un miembro de su familia. Estas personas serían los principales sujetos de prueba para los experimentos de hibridación de terapia genética, vendrían a abducirlos con frecuencia durante los años siguientes y sus familiares los verían sólo en raras ocasiones. Para los conspiradores, despedirse de seres tan queridos fue una decisión muy difícil y un enorme acto simbólico, que selló su lealtad hacia los alienígenas. Si los conspiradores obedecían, sus vidas y las de sus familias serían salvadas en la colonización.

El intercambio tuvo lugar el 27 de Noviembre de 1973, en la Base de la Fuerza Aérea El Rico – para todos, pero no para Samantha, la hija de William Mulder. Mulder todavía se resistía a seguir adelante y la abducción tuvo lugar en su propia casa, con el joven Fox Mulder testigo de un acontecimiento que lo marcó para siempre.

El Sindicato se globaliza

Con este movimiento iniciado únicamente por el grupo de investigación y no autorizado por el gobierno, los conspiradores que hicieron este acuerdo de hecho estaban actuando contra su propio gobierno (y accesoriamente contra el resto de la humanidad). Estaban convirtiéndose en independientes de cualquier gobierno o institución. Oficialmente, mantuvieron sus posiciones en las agencias gubernamentales de los EEUU, lo que significaba que podían usar su poder de presión para utilizar a personas clave para su propia agenda, o para financiar el Proyecto.

La colonización sería mundial. Los conspiradores tenían que alistar la ayuda de sus contactos en el extranjero y también utilizar su influencia política y económica. Muchos funcionarios de gobiernos extranjeros se unieron a ellos, ampliando su esfera de influencia en el Senado (senadores Matheson y Sorenson), la ONU, diferentes embajadas de países que habían pertenecido al Eje (Alemania, Italia, Japón, con los cuales ya estaban en contacto a través del Proyecto Paper Clip), y de todas partes del mundo – o por lo menos de todo el bloque occidental. Una conspiración mundial nació: el Sindicato. Es muy probable que a todos los miembros de este consorcio también les solicitaran entregar a uno de los miembros de sus familias, para sellar el acuerdo con los alienígenas.

Conrad Strughold, que ya tenía muchos contactos en el gobierno de los EEUU, se convirtió en un miembro de esta conspiración y un importante financiador de las actividades del Sindicato. Probablemente huyendo de un enjuiciamiento por asuntos ilegales en los EEUU (implicando la financiación o la experimentación humana), Strughold se vio obligado a abandonar el territorio estadounidense y a auto-exiliarse en Túnez. Eventualmente, en 1990 asumió el liderazgo del Sindicato. Desde allí supervisó todas las actividades del mismo, recibiendo y enviando información a través de los canales que estableció y, si fuese necesario, viajar a Londres para una reunión. La mayor parte de los Ancianos del Sindicato generalmente se reunían en un apartamento en la calle 46, en Nueva York, para tomar decisiones importantes.

Los nombres del grupo principal del Sindicato son desconocidos, en su mayoría: el “Hombre Fumador” (CGB Spender), el “Hombre Bien Manicurado” (de Inglaterra), los “Ancianos” (Elders). William Mulder, Alvin Kurtzweil y “Garganta Profunda” renunciaron a las actividades del Sindicato en los años siguientes, en desacuerdo con la política del Sindicato, desesperados porque la colaboración ahora estaba eclipsando la resistencia; todos ellos continuaron la resistencia a su manera. Las relaciones personales y agendas privadas seguirían jugando un papel importante en los acontecimientos que darían forma al futuro del mundo.

El Proyecto

La tarea del Sindicato era preparar el camino para la colonización. Esto significaba que tenían que encontrar y establecer una forma de infectar a toda la población humana con el virus de Aceite Negro, cuando fuese el momento adecuado. Se consideró que la colonización significaba que los seres humanos serían convertidos en sus huéspedes inconscientes.

El Sindicato experimentó varias formas de difundir una enfermedad infecciosa y estudió la velocidad y la geografía de un brote, usando enfermedades terrestres. En 1995, una enfermedad letal de América Central, contagiada por el insecto Faciphaga Emasculata, fue deliberadamente propagada en los EEUU para evaluar la rapidez con la que actuaron las agencias designadas y cómo contuvieron una enfermedad.

Después de mucha investigación, decidieron que el virus podría propagarse más efectivamente a través de abejas llevando el virus en su veneno. Una prueba de campo en un pueblo de Carolina del Sur en 1997 confirmó la eficacia infecciosa de este vector de propagación. Para esta prueba, fue utilizada una cepa muy virulenta de ingeniería genética del virus de la viruela para que actuara como el Aceite Negro. De hecho, el virus extraterrestre tendría que ser puesto en libertad sólo cuando llegara el momento, mientras tanto fueron utilizados sucedáneos. La viruela fue elegida debido a su virulencia y porque es una enfermedad poco frecuente, ya que ha sido erradicada por el hombre, gracias a las vacunaciones del Programa de Erradicación de la Viruela. El Sindicato, a través del Dr. Charne-Sayre, estuvo presionando para destruir las últimas muestras restantes del virus de la viruela, haciendo que su reaparición fuera aún más difícil de combatir.

Las abejas podrían contraer el virus debido a su función natural de polinización. Plantas transgénicas fueron desarrolladas para que pudieran portar un virus en su polen. En principio fue utilizado el ginseng, para crear una variación de la planta que tuviera el virus de la viruela. Un cultivo de este ginseng, polinizado por abejas, fue creado en Alberta, Canadá, en 1996. Más tarde, el ginseng fue abandonado en favor de los cultivos de maíz. En 1998 existían muchos campos de maíz portando el virus Aceite Negro a través del mundo, especialmente en Texas y Túnez.

Los abducidos

Al mismo tiempo, el Sindicato continuó su trabajo en la hibridación con fuerza renovada, con los expertos que habían trabajado en esa técnica, como los Dres Klemper, Openshaw, Kurtzweil y Ishimaru, u otros enlistados, como el Dr. Scanlon.

Después de 25 años de experimentos desde Roswell, un nuevo período de 25 años había comenzado.

El nuevo Sindicato encontró sus sujetos de prueba para el programa de hibridación entre los civiles de todo el mundo. El Sindicato raptó gente y experimentó sobre ellos, devolviéndolos (si acaso) en una condición física pobre y con pocos recuerdos (si alguno) de lo que les había sucedido. Con los nuevos conocimientos sobre la ingeniería genética proporcionada por los extraterrestres, la base de datos del tejido hecha para la identificación post-holocausto en la mina de Strughold en la década de 1950 finalmente podría utilizarse en todo su potencial, para satisfacer las necesidades de los experimentos de hibridación: datos genéticos de los sujetos humanos de prueba. Una fotografía con muchos miembros de la conspiración incluso fue tomada en 1973, para conmemorar la transformación de la mina. Estos datos de la mina también eran accesibles a los alienígenas, que realizaban controles y utilizaban los datos para también abducir a estos sujetos de prueba. Los resultados médicos relevantes para la hibridación de cada abducción fueron usados para actualizar los archivos de la mina.

A su vez, también usaron la Administración de la Seguridad Social como un medio para mantener los archivos al día con la historia clínica de cada persona.

Los experimentos llevados a cabo sobre los abducidos consistieron en la inserción de ADN extraterrestre en el ADN de cada abducido, siguiendo el Método, en diferentes proporciones y segmentos y… ver el resultado. Los experimentos fueron realizados en los centros dirigidos por médicos con estrechos vínculos con el Sindicato, a menudo a bordo de vagones de tren que podrían ser rastreados desde satélite y que se trasladaban por todo el país.

Las agendas competitivas

A partir de 1973, la postura del Sindicato estuvo en directa contradicción con la postura “oficial” de los gobiernos más importantes del mundo, definida en la Resolución de Seguridad 1013. El Sindicato no era suficientemente potente como para hacer frente a una resolución de la ONU: los extraterrestres derribados tendrían que ser sacrificados. De hecho, el campo de operaciones del Sindicato era muy limitado, teniendo lugar en laboratorios ocultos o en vagones de tren secretos. A pesar de que tenía contactos importantes en el Departamento de Defensa y a veces podía solicitar la ayuda de equipos de operaciones negras, el Sindicato no estaba en control de los militares. Y los militares irían a atacar naves extraterrestres en cualquier momento que tuvieran la oportunidad, siendo cada vez más eficientes en el encubrimiento de las operaciones de recuperación.

La conspiración del Pentágono

El interés del Sindicato era promover el descrédito de los creyentes en la vida extraterrestre y mantener la creencia entre muchos funcionarios gubernamentales de altas esferas que esta actividad extraterrestre era sólo una cortina de humo para las acciones ilegales del gobierno. Ocultar la verdad bajo tantas capas de mentiras agregó confusión y logró que el Sindicato fuese el único titular (y constructor) de la verdad, y por lo tanto del poder. El departamento de los Expedientes X del FBI, inaugurado en 1991, fue parte de este programa de descrédito y también podía ser una buena herramienta de desinformación. El Sindicato también utilizaría la firma Roush Technologies como un frente gracias al cual podrían retribuir a muchos de sus contactos clave en diversos organismos, como el FBI o el Departamento de Defensa, como premio a los “servicios” que podían ofrecer.

Con la ciencia y la tecnología avanzando a tanta velocidad, la gente trabajando en el Departamento de Defensa (DoD) y sus instalaciones de investigación de la Agencia de Defensa de Proyectos de Investigación Avanzada (DARPA) estaban convencidos de que no había alienígenas y se convirtieron en expertos en la manipulación de la opinión general, para que los creyentes incondicionales fueran objeto de burlas y marginados de la sociedad.

Durante la Guerra del Golfo, los militares se apoderaron de lo que los rusos llamaban “Cáncer Negro”, Aceite Negro en una forma de arma de guerra. Con el avance de la guerra biológica y la manipulación genética, podía concebirse que esta era una entidad biológica diseñada por los rusos y no de origen extraterrestre.

Para el Sindicato, ésta era una de las muy pocas fuentes del Aceite Negro “puro”, no en la forma de tejido de extraterrestre; Roush Technologies fue activado para apoderarse de ello. Con manipulación adicional mezclando genes de la Pureza con genes humanos y, probablemente, también de otras especies, DARPA en cooperación con Roush genéticamente diseñaron una quimera, un ser artificial que tenía la apariencia de un alienígena gris y una biología cercana a un ser humano, vivo sólo para el lapso de tiempo que se necesitaría para que crezca a un tamaño completo. Estos cuerpos falsos podrían utilizarse en elaborados engaños para los creyentes, para ver y difundir la palabra de la supuesta presencia alienígena. Para desarrollar este organismo, muchos de los mismos abducidos para los experimentos del Sindicato fueron utilizados, principalmente a las mujeres para las primeras etapas embrionarias de crecimiento del organismo. Los experimentos tuvieron lugar dentro de las instalaciones de investigación del Departamento de Defensa, cerca del Pentágono. Más abducidos fueron ‘utilizados’ en miles de proyectos de experimentación con seres humanos, desarrollando la guerra biológica.

El calendario

Desde el principio, los extraterrestres habían fijado la fecha final de la colonización para el 22 de Diciembre de 2012 d.C.. Hasta esa fecha, el Sindicato tenía que desarrollar el método de la hibridación por terapia genética y salvarse a sí mismos. En el momento que fuera hecho el descubrimiento, el Sindicato y los familiares de los conspiradores se entregarían a los alienígenas y serían hibridados; en ese punto no habría vuelta atrás, ni otra esperanza para la resistencia.

Teniendo en cuenta que un híbrido extraterrestre/humano, inmune al Aceite Negro, sería elaborado a través del Sindicato, los colonizadores pensaron en utilizar a los abducidos como una raza esclava. Cuando llegara el momento, los abducidos también pueden convertirse en híbridos que sobrevivirían la colonización y serían útiles a los extraterrestres. Esta raza de esclavos también se utilizaría para vigilar, buscar y destruir focos potenciales de resistencia humana que lucha contra los Colonizadores, de tipo guerrilla; la raza de esclavos se ocuparía del equivalente terrestre de un problema con el que ya tropezaron los Colonizadores: los Rebeldes sin rostro.

En las etapas finales justo antes de la colonización los abducidos serían todos convocados a sitios específicos de abducción en todo el mundo, los Faros, donde serían abducidos y convertidos en híbridos: lugares como la Montaña Skyland en Virginia, Ruskin Dam en Pennsylvania, un sitio en Kazajstán y muchos otros en todo el mundo.

Para los EEUU, el fatídico día procedería de la siguiente manera. Durante un día de fiesta nacional (las vacaciones antes de Navidad de 2012), las abejas serían liberadas sobre todo el planeta y comenzaría la colonización. La infección masiva resultante haría que el Presidente declare un estado de emergencia, momento en el cual la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) debería asumir el poder absoluto sobre la región. Los conspiradores, escondiéndose detrás de fuertes grupos de presión vinculados a FEMA desde que la instigaron bajo Jimmy Carter en 1979, luego funcionarían como el gobierno actuante. A través de procesos similares en todo el mundo, el Sindicato asumiría la posición de gobernantes del planeta, sólo para permitir que sus superiores, los Colonizadores, tomen el control.

Los híbridos clonados y el Cazarrecompensas Extraterrestre

Antes de crear un híbrido mediante terapia genética, el Sindicato experimentó con el método de creación híbrida con una tarea mucho más fácil: la creación de un híbrido simple, un ser nacido – no convertido en – híbrido.

El material biológico humano para la creación de un híbrido fue el óvulo humano. Durante sus abducciones, en el Centro de Investigación Lombard, los óvulos de ciertas mujeres fueron extraídos usando radiación para la hiperovulación, volviendo estériles a las mujeres. El óvulo humano fue entonces enucleado y un núcleo híbrido diseñado fue insertado en el embrión recién formado. El híbrido fue creciendo en cubetas y depósitos. El prototipo resultante fue clonado convencionalmente y fue obtenida una serie de híbridos clonados (ya que es mucho más fácil clonar que hibridizar). A menudo, los miembros de la familia originales de los conspiradores fueron utilizados como fuente de material genético en el lado humano. Los híbridos presentan una biología similar a la de la raza de los Metamórficos, indicando sus orígenes en común con la Pureza. Un híbrido exitoso presentaría todas las siguientes características y capacidades: una fisiología humana (apariencia), pero una biología extraterrestre (sangre verde), ser inmune al virus Aceite Negro, respirar bajo el agua, curarse a sí mismo y a los demás, cambiar de forma, leer la mente. Todos los híbridos tienen un punto sensible en la base del cuello y la mayoría de ellos sólo pueden ser asesinados con un estilete alienígena, al igual que los Metamórficos.

Un montón de híbridos más o menos exitosos fueron desarrollados en los últimos años, a partir de 1995, pero muy posiblemente en etapas anteriores. Los híbridos que crecieron, por lo demás inútiles para los extraterrestres y el Sindicato, fueron utilizados como mano de obra para tareas demasiado serviles y repetitivas. Fueron asignados en clínicas con proximidad a material biológico humano, en centros de investigación ocupándose del crecimiento de los suyos, en organismos nacionales de actualización de datos para el Sindicato, en campos de cultivo sirviendo al Proyecto.

Esta existencia de esclavitud incitó a que los híbridos tuvieran una actitud rebelde. Para resolver cualquier problema de este tipo, el Sindicato clamó por ayuda a los extraterrestres, quienes enviaron un Cazarrecompensas Extraterrestre (Alien Bounty Hunter, ABH) en la Tierra, equipado con un estilete, con la tarea de exterminar a los híbridos rebeldes. A medida que más de estos problemas seguían apareciendo, el Cazarrecompensas finalmente dio su estilete al Sindicato para que pudiera hacer frente a sus problemas internamente, sin la ayuda de los Colonizadores.

Al primer híbrido exitoso de ingeniería genética le fue dado el nombre de Jeremías Smith, en 1996.

Los implantes y el cáncer

Cada abducido era también implantado por vía subcutánea con pequeños dispositivos electrónicos, o implantes. Podían ser de origen terrestre (un simple detector de metales revelaría su presencia), situado en la base del cuello, o de origen extraterrestre (apenas detectable) y podían ser encontrados en cualquier parte del cuerpo.

Cada abducido llegó a manos de los extraterrestres al menos una vez para que él/ella pudiera ser implantado. Estos implantes sirven como dispositivos de rastreo, pero también como conductos de información: los abducidos podrían ser ordenados a hacer algo o ir a algún lugar, esta información aparecería como un vago conocimiento o una atracción. Dado que el implante fue muy estrechamente vinculado con el sistema nervioso de los abducidos, también podría ser el origen de alucinaciones, intensificadas por las circunstancias y las previas experiencias del abducido. Los implantes recibieron su entrada a través de señales de radio emitidas por naves alienígenas o satélites de inteligencia terrestres.

También podrían almacenar grandes cantidades de información, tal vez incluso cada acción y pensamiento de los abducidos; también servían como una base de datos que conservaba todos los experimentos realizados sobre el abducido. Los implantes terrestres eran minúsculos microchips fabricados en Japón que fueron importados en los EEUU por el Dr. Ishimaru, e implantados en los abducidos dentro de vagones de tren, que servían como laboratorios.

Muchos abducidos tomaron consciencia de sus implantes (terrestres) e hicieron que se los quitaran. Con las pruebas de sus denuncias de abducción y experimentación en sus manos, debieron ser eliminados. Otra función fue agregada a los implantes terrestres, regular el crecimiento de un organismo. Este organismo fue la quimera desarrollada por el Departamento de Defensa: las células madre de este organismo se colocaron en el abducido y su desarrollo fue obstaculizado por el implante. Una vez que el implante era retirado y el mecanismo de control suprimido, la quimera podía empezar a crecer. Esta evolución era percibida como un tumor y el abducido sería diagnosticado con cáncer. Debido a la ubicación estratégica de este organismo, en el interior de la cavidad cerebral, el cáncer sería terminal y el abducido no tendría ninguna posibilidad de supervivencia. Sin embargo, el proceso podría revertirse si se colocaba otro implante en el abducido, otra vez; dichos implantes fueron almacenados dentro de la sede del Departamento de Defensa, el Pentágono.

Experimentos de hibridación al aire libre

El Sindicato también experimentó la terapia genética en poblaciones más grandes, con los híbridos (potenciales) no en laboratorios cerrados, pero con no demasiados resultados.

En 1987, un grupo de niños fueron involuntariamente inoculados con material genético extraterrestre (o sus derivados), disfrazado de inyecciones de vitaminas. En 1994, un experimento similar tuvo lugar en el condado de Delta Glen, sólo que la entrada de material genético alienígena esta vez llegó a la carne que comían: el ganado también recibió inoculaciones, disfrazado de hormonas de crecimiento. Los niños desarrollaron una incrementada resistencia a enfermedades, pero también comportamiento violento y alucinaciones, tal vez los primeros signos de una elevada actividad cerebral. La implantación de la secta religiosa “Red Museum” en el condado de Delta Glen fue favorecida; los miembros vegetarianos de esta secta se utilizarían como un grupo de referencia.

Desde 1989 a 1992 fue ejecutado un experimento en Bellefleur, donde jóvenes de la misma clase eran abducidos e inoculados con material alienígena. Esto obtuvo pocos resultados, salvo la transformación post mortem del cuerpo de algunos en una morfología gris. Otros experimentos llevados a cabo desde 1992 hasta 1999 resultaron en una intensa actividad cerebral.

Los híbridos de terapia genética

Alrededor de 1994, el Dr. Berube, trabajando sin saberlo para el Sindicato, utilizó su experiencia con el trabajo en monos para crear los primeros híbridos extraterrestre/humano, a través de la terapia genética. Los 6 híbridos fueron inicialmente sus pacientes y amigos, enfermos terminales; la hibridación los curó y les dio una gran fuerza física. Ellos presentaron química de sangre extraterrestre, bastante tóxica para los seres humanos, y un punto sensible en la base del cuello (aunque no era necesario un estilete para matarlos). Sin embargo, el trabajo del Dr. Berube era tan exitoso que iba demasiado rápido: el Sindicato no quería que el híbrido exitoso fuese creado demasiado pronto! Berube fue asesinado y su obra eliminada.

Después de años de trabajo en sus instalaciones, enmascaradas como un centro de investigación para la enfermedad de Hansen, el Dr. Ishimaru también desarrolló un muy exitoso híbrido gracias a un tratamiento de radiación, inmune a todos los agentes biológicos. Ishimaru engañó al Sindicato y trató de entregar este híbrido a su gobierno de origen, Japón, pero fue traicionado y asesinado. Su trabajo fue destruido; sin embargo, su investigación fue recuperada por el Sindicato.

El programa de bebés híbridos

A partir de 1994 comenzó un programa que trató de crear un híbrido con la terapia genética, pero con un ser que ya fuese “ligeramente” híbrido.

En cada experimento para la creación de este ser fue utilizado menos cantidad de material extraterrestre y el trabajo estuvo cada vez más enfocado en el aspecto de la terapia genética, con el fin de llegar a un punto en que no serían necesarios los genes extraterrestres iniciales y sería suficiente con la terapia genética sola.

Estos seres eran el resultado de mezclar el material de un híbrido de ingeniería con el material de los óvulos de las mujeres abducidas. El resultado fue un embrión que no podía crecer en una cuba o un tanque, sino que necesitaba una madre sustituta para lograrlo. Estos bebés eran más humanos que alienígenas y fue su posterior tratamiento con genes extraterrestres lo que los acercó, progresivamente, a un híbrido exitoso.

< Sección 2 | Sección 4 > | E.T.C 2004-2014


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.